poleo

El oscuro secreto del poleo

Mentha_pulegium
fig. 1, ilustración moderna del poleo (propiedad de wikipedia)

El poleo (Mentha pulegium), también llamado menta poleo, es una de las especies más conocidas del género Mentha. Es una planta herbácea de la familia de las labiadas (al igual que sus primos la menta, la albahaca, el orégano y el tomillo), es perenne, cespitosa y de raíces rizomatosas que crece espontáneamente en sitios húmedos o junto a cursos fluviales en toda la cuenca del mar Mediterráneo y en Asia occidental. Tiene propiedades carminativas, relajantes e incluso como emenagoga, además de cierta acción como expectorante y antitusiva.

Toda la planta contiene aceite esencial (entre 0,5 a 1 %) a base de pulegona, mentolmentona, limoneno (ver fig. 3) y de otros compuestos con estructura similar ( isomentona, piperitenona, alfa y beta-pineno) [1] . Es un aceite esencial digestivo y tónico estomacal, expectorante y antitusígeno, emenagogo y antiespasmódico, vermífugo y antiséptico. No es aconsejable para gente que padece afecciones del hígado ya que la pulegona, que es el principio activo en mayor concentración (hasta un 85 % del aceite esencial), tiene un efecto altamente hepatotóxico, además de ser abortivo en animales.