Mes: noviembre 2016

Elementos superpesados, más allá del elemento 118

elementos-superpesadosHace prácticamente un año, a finales de 2015, aparecía la noticia que se habían descubierto cuatro nuevos elementos químicos (ver la entrada “4 nuevos elementos químicos, y ya son 118“). Unos meses más tarde, en junio, esos elementos ya tenían nombre (ver entrada “Los cuatro nuevos elementos ya tienen nombre“) por lo que el séptimo período de la tabla periódica ya estaba completo. El descubrimiento de estos elementos superpesados, o también llamados elementos superactínidos no deja de ser algo “sin utilidad” química, y pongo entre comillas lo de sin utilidad, pero sí tienen utilidad científica, al ser elementos con una vida media ínfima pero que nos acerca más a la hipotética isla de estabilidad que se encuentra más allá del elemento con 120 protones en el núcleo.

En esa primera entrada comenté también que por allá por 2008, un grupo de científicos liderados por el profesor Amnon Marinov, del Instituto de Física de Racah de la Universidad Hebrea de Jerusalen, habían descubierto un nuevo elemento superpesado con una masa atómica aproximada de 292, que correspondía con un núcleo de 122 protones y 170 neutrones al que llamaron eka-thorio o unbibium.

Antocianinas, un pHmetro de maceta

Euphorbia Pulcherrima o Ponsetia, contiene antocianinas, que le dan ese color tan característico de la navidadEstamos a poco más de un mes para Navidad y ya empieza a llenarse los comercios, empresas y casas de esas plantas con las “flores” centrales rojas tan bonitas, aunque también las hay de color amarillo e incluso blanco. A esta planta se la conoce como Ponsetia, cuyo nombre científico es Euphorbia Pulcherrima. Otros nombres que recibe son flor de navidad o flor de pascua en referencia a que su máximo periodo vegetativo se da en esta época. Ese color rojo se debe a unas moléculas, las antocianinas, que hacen que las “hojas” cambien de color con el pH.

Es una planta originaria de México y Guatemala, donde crece en forma de arbusto hasta unos 3-5 metros de altura, perteneciente a la familia de las Euphorbiaceae. Sus vistosas brácteas (las “hojas rojas” que comúnmente se conocen como flores no son flores ni son hojas, se llaman brácteas, las hojas son verdes y las flores son muy pequeñas, están en el centro y son amarillas) son hojas modificadas que contienen antocianinas.

Soy cafeinómano

cafeinomanoLos cafeinómanos, o como yo prefiero llamarnos cafeinainómanos (no se, me suena mejor la palabreja) somos aquellos, entre los que me incluyo, adictos a la cafeína. Y no es de extrañar que el café, en cualquiera de sus variantes (café expreso, cortado, con leche, etc..) sea la bebida más consumida del mundo (quitando al agua, por supuesto), y la segunda mercancía comercializada, tras el petróleo (se estima que 125 millones de personas en el mundo viven de su cultivo). Esta adicción se debe a la cafeína, una xantina que se encuentra en las semillas de fruto del cafeto, siendo la droga psicoactiva más consumida del mundo (120.000 toneladas anuales), y además es legal.