Mes: septiembre 2015

Proyecto de Real Decreto sobre APQ

Almacén estantería APQ
Almacén APQ

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo (que tendrá que ver el tocino con la velocidad) abrió un periodo de información pública para modificar el Reglamento de almacenamiento de productos químicos y sus ITC. Actualmente está en vigor el REAL DECRETO 379/2001, de 6 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de almacenamiento de productos químicos y sus instrucciones técnicas complementarias MIE APQ-1, MIE APQ-2, MIE APQ-3, MIE APQ-4, MIE APQ-5, MIE APQ-6 y MIE APQ-7″, con su correspondiente corrección de errores. Años mas tarde, concretamente en 2010, se publico el “Real Decreto 105/2010, de 5 de febrero, por el que se modifican determinados aspectos de la regulación de los almacenamientos de productos químicos y se aprueba la instrucción técnica complementaria MIE APQ-9 “almacenamiento de peróxidos orgánicos“.

Los disruptores endocrinos

disruptores
disruptores endocrinos

En el mercado existen infinidad de productos que alteran nuestros sistemas hormonales. Algunos de ellos se han relacionado con la menopausia temprana entre las mujeres. En un estudio de la Universidad de Washington, en St. Louis, Estados Unidos, encontraron que las mujeres de 45 a 55 expuestas a los compuestos llamados disruptores endocrinos tenían hasta seis veces más probabilidades de ser menopáusicas que sus pares no expuestas.

Muchas de estas sustancias están prohibidas ya hace bastante tiempo, otras se van prohibiendo conforme pasa el tiempo y se conocen sus propiedades dañinas para el sistema hormonal, pero otras muchas todavía se encuentran en el mercado.

El oscuro secreto del poleo

Mentha_pulegium
fig. 1, ilustración moderna del poleo (propiedad de wikipedia)

El poleo (Mentha pulegium), también llamado menta poleo, es una de las especies más conocidas del género Mentha. Es una planta herbácea de la familia de las labiadas (al igual que sus primos la menta, la albahaca, el orégano y el tomillo), es perenne, cespitosa y de raíces rizomatosas que crece espontáneamente en sitios húmedos o junto a cursos fluviales en toda la cuenca del mar Mediterráneo y en Asia occidental. Tiene propiedades carminativas, relajantes e incluso como emenagoga, además de cierta acción como expectorante y antitusiva.

Toda la planta contiene aceite esencial (entre 0,5 a 1 %) a base de pulegona, mentolmentona, limoneno (ver fig. 3) y de otros compuestos con estructura similar ( isomentona, piperitenona, alfa y beta-pineno) [1] . Es un aceite esencial digestivo y tónico estomacal, expectorante y antitusígeno, emenagogo y antiespasmódico, vermífugo y antiséptico. No es aconsejable para gente que padece afecciones del hígado ya que la pulegona, que es el principio activo en mayor concentración (hasta un 85 % del aceite esencial), tiene un efecto altamente hepatotóxico, además de ser abortivo en animales.

El mercurio presente en nuestras vidas

Mercurio metálico
Gotas de mercurio sobre madera (fuente: http://www.magrama.gob.es)

El mercurio, hidrargirio o azogue (estos dos últimos nombre son maneras en desuso de llamarlo) es un elemento químico de número atómico 80. Es un metal noble como así lo indica su potencial rédox (+ 0,85 V), por lo que es difícil de oxidar, y pertenece a los metales de transición, aunque como forma compuestos con la capa d llena, se considera como un elemento de no transición [1]. Es el único metal que se encuentra en estado líquido a temperatura ambiente, y esto es debido a que la participación de los electrones 6s² en la deslocalización para formar un enlace metálico es pequeña.

Su símbolo (Hg) procede de hidrargirio, término hoy ya en desuso que proviene del griego hydrargyros (de hydros = agua y argyros = plata, es decir, plata líquida). Su nombre actual procede del dios de la mitología romana Mercurio, dios del comercio. Su otro nombre, azogue, deriva de la palabra árabe “azzáwq” o “zāwq“, que significa “Plaza del pueblo donde se tiene el trato y comercio público, mercado”. Como vemos, también relacionado con el comercio.

Pero su mayor virtud, y porqué no decirlo, su peligrosidad, reside en su alta volatilidad. El mercurio, una vez liberado al medio ambiente puede tener importantes efectos negativos en la salud humana y el medio ambiente debido a su persistencia, toxicidad y su capacidad de bioacumularse en tejidos de seres vivos y de transportarse a larga distancia. Él y sus compuestos organomercuriales, son neurotoxinas.